Eres el relámpago y el trueno

La aridez de la noche es quebrada un instante, todas las sombras se separan, un dios dormido abre los ojos y el destello de sus pupilas indican el camino, es el momento de la iluminación mística. Un instante después una voz seca y afilada celebra el encuentro del que buscaba, de la luz, del que esperaba, del camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s