Brindamos con los ojos por el otro

La mujer que me gusta ha vuelto de la cocina, trajo un café caliente para mí, ella con una copa de vino me invitó a un brindis, cuando cada uno levantó su brazo; la copa, la taza, me pidió cambiar los líquidos, y me dijo, así la vida, empieza siendo alguien y estás dispuesto a ser el otro, así el amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s