Palabras

—Al igual que tu ropa—
Suceden para cubrir tu cuerpo
Tu ropa con la intención de vestirte
Mis palabras con la pretensión de desnudarte.
En tus vestidos hay un derecho y un revés
Tú sabes el modo correcto de usarlos.
En mis letras hay un profundo y un ligero
Un ligero temblor como el del martillo en la cabeza del clavo
Un profundo fragmento que nace quebrado
— Y tiembla buscando tu oído—
Tu ropa viste el gancho en el armario
Allí es reducida al desamparo
Hasta cuando la escoges para vestirte.
Mis palabras están dentro de mí aunque nacen afuera.
Dentro de mí donde te llevo
Afuera de mí donde te busco.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s