Cólicos

Le duele todo el vientre bajo, sigue sentada en el baño, si pudiera se quedaría en posición fetal ahí sin moverse, duda de que el vientre bajo exista, no quiere poner sus manos donde le duele, teme encontrar solo un hueco lleno de alambres de cobre. Las dos pastillas de calmidol no hacen efecto, el dolor es el otro lugar de la locura, presiente más cerca a los fantasmas que al efecto de la medicina. Alguien la llama, responde internamente con palabras grises y altaneras, eso no aparece en su voz, solo dice, ya salgo, y unos minutos después siente que la luz de la ciudad son fragmentos de su vientre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s