Contabilidades

En un libro imaginado donde llevo el inventario de tus cosas, he sumado en una columna para luego restar en la otra.  Mis certezas de ti, suman, mis dudas contigo, restan, el recuerdo con exactitud geográfica de los lunares en tu brazo, suma, el impreciso acercamiento al tono de tu voz, resta.  Has puesto mi nombre en tu boca, lo pronunciaste en voz baja, como en secreto para evitar ser escuchada, como en silencio para no ser descubierta, no sé en cuál columna ponerlo, en la que suma porque tu timidez aprecia mantenerme dentro, en la que resta porque te falta fuerza para elevarlo en tus cantos.  El inventario de tus cosas, suma cero y resta lo mismo, me quedan las ganas de seguir sumándote aunque pronto sea cierto que otra cifra resta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s