Desconocidos

Le digo a la muchacha del bar, si me besas mientras me mira la mujer de la mesa junto a la puerta te daré una propina generosa, ella se niega y pregunta qué motivaciones tengo para eso, yo respondo, es importante para mí, igual no hay problema si te niegas.  Unos minutos después, lo que tardan dos tequilas en escaparse de la botella y fugarse luego de la copa, viene la muchacha y me dice, vale, te doy el beso.  Un beso largo, entre tildes y acentos, entre nubes y carne blanda.  Me pregunta, si la mujer es mi ex esposa o mi novia, si el beso es para darle celos, para hacerla sentir mal. Yo le digo, siempre he querido que una desconocida sepa desde el comienzo que soy un hombre con suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s