Jarabe para la resaca

Oscar Vargas Duarte

Amaneció, todo alrededor indicaba que el amanecer del día había sucedido, aun así, por dentro de él una sensación de oscuridad sin límite se sucedía impidiendo que pudiera sorprenderse por la luz de la mañana. Dio un giro en la cama, tomó la almohada y se cubrió con ella la cabeza, estuvo así durante varios minutos con el propósito de congelarse sin reconocer el tiempo.

Abandonó la almohada, se extendió como un Cristo crucificado en la cama, vio hacia el techo, reconoció un orificio, respiró hondo y volvió a tragarse el olor, mínimo en ese instante, de la pólvora quemada. Se desprendió de la postura extendida, recogió sus piernas, abrazó el estómago y encogido siguió sintiendo frío. Escuchó los ruidos que venían de la puerta hasta sentir la presencia de un hombre al lado de su cama.

El hombre lo observó sin ofrecerle saludo alguno, se acercó a la mesa…

Ver la entrada original 121 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s