Formas

En los ríos de tus manos,
peces de mi noche ruedan y agitan palabras
por el torrente de fuego que llega a tu pecho. 
Tu cabello afila las caricias en tu cuello
mis manos caben exactas para ceder a las heridas.
La punta de la flecha es el lugar donde tus labios
dan comienzo al cuarto creciente de tu lengua.
Libro abierto en donde el placer es entregado al que entra
Solo le es permitido su camino, el aroma, la humedad a quien ama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s