De cera

Éramos de cera
Y una luz inevitable
Siguía órdenes nocturnas
Para que nuestra voz
Fuese luz y guía.

Éramos de cera
Así fue al comienzo
Luego, sin razón, sin rumbo escrito
Encendimos una hoguera
En la pupila del niño que miraba.

Éramos de cera
Hasta que el ojo en la pupila
De un niño sin años
Torció la mirada de todos
Y la luz, fue silencio,
Fue grito sin espera.

Éramos de cera
Hasta que la pupila de un niño
Repitió nuestra luz
En las garras de la libertad
Que ahora golpean.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s