Búsqueda sagrada

Dijo: yo no quiero un remedo de ti, quiero el que eres.
Respondió: solo soy yo mismo, no conozco otras opciones. No hay excepciones de mí.
Dijo: no te encuentro, no eres, no estás para mí.
Respondió: me estás buscando en los otros, centra tu búsqueda en ti, así me verás como soy, si ya estás centrada y no me ves es porque estás buscando a alguien que no soy.
Dijo: no sé de buscar, centrar o ver.
Respondió: no sé de ti hasta que ocurra el encuentro.
Dijo: yo sé de ti desde siempre.
Respondió: buscas una idea de mí no a mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s