Abdicar

Ahora cuando sé que su risa y su voz cruzan sin que algo pueda evitarlo hasta mi corazón es cuando me convenzo que uno se enamora de cuerpos, de voces, de bellezas, de momentos. Yo de ella me enamoré de su voz, algo tan intangible, intocable, solo audible.

Tomé la porción del sofá en donde cabe mi cuerpo, me senté en él, miré el álbum de fotos en donde aparecíamos ambos, ambos sonrientes, viendo hacia el foco de la cámara. Era una hora insana, de esas a las que uno solo puede responderle con llanto. Lloré, una gota de mí fue convertida en agua, algo dentro se hacía de sal y de líquido. Un poco estático como las aguas de un lago nocturno, de esos en los que la noche los cubre y solo se ve alguna gota invisible que no puede ser cubierta por su manto.

Guardé el álbum, levanté los pies descalzos, los tomé con mis manos y empecé a masajear la planta de los pies, un poco de cosquillas, un poco creer que eso activaría mis centros nerviosos, recordé entonces que una tarde ella había pintado mis pies con las pinturas de su taller de arte, pies con fondo azul, llenos de colores de verano, aquejados de grietas y barcos. Ella había pintado mis pies el día en que saldríamos a caminar a la playa.

Lo recordé y nuevamente una montaña de voces líquidas cayó a mis ojos. Caminamos, ese día la playa fue un juego de niños, corrimos y la fatiga del sol sobre la espalda se nos hizo liviana. Una anciana se enamoró de la pintura en mis pies y le tomó muchas fotos, ella estaba concentrada viendo el mar, su mirada había caído en el azul profundo, yo noté que algo pasaba cuando me dijo que ya mis pies tenían barcos y no requerían musas para navegar solos.

Ahora que miro mis pies y sé que en esta porción del sofá cabe mi cuerpo me recuerdo a mí mismo acercándome a un lago nocturno en donde los barcos fallecen aunque sus marinos sean seres con alas.

He puesto mi voz en tu oído y dejado caer de mis árboles el fruto del silencio, callo largamente y espero la nube desde la cual una gota de lluvia pronuncie tu nombre. No ocurre, la esperanza es una flor de primavera efímera, no vienes, no vas, no te quedas, no cantas. Recuerdo un tiempo de sembrar en que la semilla iba una y otra vez a la tierra, me se parábolas de tierra fértil y de tierra estéril, no quiero pensar que sembré mi voz en el árido vacío de tu oído. He dejado ahora una vela en el borde de mi ventana, la verás, verás la luz si acaso te aproximas a mi casa. Esta es la hora perfecta, eso dice el libro, esta es la hora perfecta porque es el tiempo presente, no estás en este tiempo, ¿cómo puede existir la perfección sin ti?

Una música de tinieblas y de barcos de tierra se traga el fruto de mis silencios, todo es ruido, no estás, no vienes, no vas.

Esta mañana he vuelto a la hamaca de los perdidos, en donde uno pone los sueños y se desaparecen como si fuese agua colada en bultos de arena. Ahora, cuando la hora media de la mañana deja paso al tiempo que le sigue miro hacia la montaña y pienso en la pesadez necesaria pero igual pesadez que nos obliga en el camino.

Hay una tormenta de voces abdicando, todas se niegan, yo me pregunto de qué se retiran, ellas se van y me dejan callado con una voz prestada de antes.

Es el tiempo de la música de la calle, llegan acentos de una esquina, la busco, quiero acompasar esas notas con la de mis sueños perdidos, no se puede, nada se logra, una vuelta y otra sobre mí mismo, otra manera de resistirse a la rutina, de caer en la rutina para resistirse a ella.

El cinturón de estrellas que anoche cruzó mintiendo con su luz antigua y su ilusión de existencia, el cinturón de estrellas ha desaparecido, hoy el sol quiere el cielo solo para sí mismo. Otra vez camino, nada llega, todo está perdido aunque en una búsqueda no empezada nada se pierde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s