Recuerdos imprescindibles

Eran las cuatro de la mañana y estaba muerto hacía doce minutos. Yo observaba mi cuerpo por todos los ángulos, inmóvil sobre la cama, con una tibieza que iba decayendo. Veía el celular en la mesita de noche, pensaba en llamar a alguien, por supuesto mi cuerpo no correspondía con mis deseos. No pude llamar a nadie. Se me ocurrieron todos los nombres de personas que debían enterarse de mi muerte, recordé el tuyo, supe entonces que mi muerte había sido en vano, quería olvidarte pero aún muerto te recordaba.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s