desde su soledad hasta la mía

La mujer se sentó a mi lado, yo pensé que se había cambiado de la zona general a la preferencial, apenas la observé y seguí concentrado viendo la película, al rato, tuve la sensación de ser observado, entocnes miré hacia la mujer, ella me vio y sonrió, volví la cara hacia la pantalla, seguí con la sensación, pero no podía estar viendo a la mujer todo el tiempo.

A la salida del cinema ella preguntó acerca de mi percepción sobre la película, por supuesto hice comentarios generales, me gustó, tiene unas imágenes atractivas, la música es muy agradable, y otras cosas. Ella me preguntó si sabía que la historia había sido extraída de un libro, ahí fue cuando perdí el control de mi diálogo neutral con personas desconocidas, claro que sabía que la historia era extraída de un libro, es un gran libro, vi la película para encontrar una visión difrente acerca de lo que yo había encontrado en esa historia. Lo leí hace mucho y me encantó, volví a leerlo cuando promocionaron la película y lo volveré a leer ahora que la ví.

Ella me escuchó todo el tiempo, no había sentido que alguien tuviese tanta fascinación con mis palabras, le invité un café, seguí hablando, ya no de este libro, si no de otros. Una extensa charla, en la que compartí con ella la visión acerca de las lecturas que me acontecen diariamente. Quedamos en vernos otro día, no teléfonos, no e-mails, no direcciones, nada, así como dos desconocidos, ella me sorprendió con una disertación acerca de las relaciones fundadas en los encuentros casuales, algo que me pareció maravilloso.

Yo iba a cine y ella estaba ahí, a veces a la salida, otras veces en la silla de al lado, otras a la entrada, así construimos una relación fuerte, dentro de la casualidad de los encuentros. La invité a comer algo, el momento se extendió y terminamos en mi apartamento tomando café a las cuatro de la mañana. Ese primer día pasamos sin dormir un solo minuto, solo hablar y más hablar, como si nos hubieramos visto hace muchísimos años y en el reencuentro quisiéramos saberlo todo. En las conversaciones con ella podía recordar los momentos que había vivido desde la infancia, incluso los aromas y la orientación del viento, o si llovía y hacía frío, si hacía mucho o poco calor.

La siguiente vez que se quedó en mi casa, yo dormí en el sofá y ella en mi cama, me preguntó si podía quedarse, yo le dije que sí, claro que sí. Durmió ella y dormí yo. Esa noche soñé que ella había abandonado su lugar de residencia para dormí ahora en mi apartamento, fue un sueño extraño, la veía recorriendo el cinema como si en cada paso recogiera sus pertenencias, y luego, la veía caminar hasta mi apartamento y caminar por él como si acomodara sus pertenencias en cada paso.

No la encontré a la mañana siguiente, supuse que había salido temprano, yo dormí ese día como si el sueño me alimentara, una sensación de haber estado conectado mediante un cordón a una fuente de relajación, cosas así se me ocurrieron para justificar haber dormido tanto.

Varios días después llegué al apartamento, tuve la sensación de oir voces, abrí la puerta, encendí la luz, todo era silencio, fui hasta el cuarto, desconecté mis pies de los zapatos, liberé mi cuerpo de la ropa, tomé el pijama, dejé descalzos los pies y me fui a la cocina a tomarme un vaso de leche. Ella llegó detras de mí, solté la bolsa de leche, un gran pantano blanco bajo mis pies, sonrió mientras decía, te asusté, cierto. Claro que me asustó, le pregunté sobre como había entrado al apartamento, entonces me dijo, no entré, he estado aquí, no recuerdas que me dijiste que podía quedarme.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s