Existes porque te nombro; existes porque callo tu nombre

Yo miro a mi soledad y alucino.
Es un mar sin olas, que se congela a veces,
otras tantas, una tormenta herida de olas gigantes.

Reconozco en mi el miedo y me pierdo.
Es un tiempo borrascoso, sin fin,
una pérdida de vidas propias
que aniquilo una y otra vez para liberarme.

Se que dudo y temo a la afrenta.
Así voy, con la certeza de llegar a la Nada,
viniendo de ella misma, y transitando por ella.
El camino es una ruta abierta por ebrios,
en él voy sobrio y temeroso.

Todo ocurre mientras te nombro.
Una sucesión de pasos previos
a la pasión que desprevenido me encuentra.
Este amor que existe en mí, aún sin tí, aún contigo.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s