Espíritu y Cuerpo

Su voz se adelgazó mientras respondía el teléfono y sintió un frío siniestro que se arrastró debajo de sus piernas.  No alcanzó a colgar la llamada antes de que el celular cayera al piso.  Miró al frente, sin observar señal alguna en el parque.  Pensó en el número de minutos que habían transcurrido entre la hora que debía presentarse a la cita y ésta en la que ella había llegado.  Fernando acababa de decirle que su tiempo había pasado y su insistencia en llegar siempre tarde a las citas ahora había ocasionado que él la viera en un futuro lejano, en un futuro sin fin.  Ana María no supo si llorar o gritar, ahora sería un espíritu eterno en un cuerpo mortal por haber incumplido la cita a la muerte.

Oscar Vargas Duarte

Un comentario en “Espíritu y Cuerpo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s