Afanes innecesarios

Esta mañana los vi sacando el cadáver.  Lo envolvieron en una bolsa negra, de las que se utilizan para proteger los trajes de paño, la parte superior llevaba un protector de esos y los pies los cubrieron con bolsas para la basura de color negro.  El asesinato fue antes de las tres de la mañana, los vi cuando lo hicieron, atravezaron con el cuchillo su pecho, una, otra y otra vez.  La sangre la limpiaron con una toalla que luego metieron a la lavadora.  El piso esmaltado lo limpiaron con el trapero que encontraron en la cocina.  Al vigilante del edificio le dieron una propina para que callara cualquier apreciación que le pareciera extraña.
Yo vi cuando lo mataron.  Ahora que con afán quiero volver a mi cuerpo no lo encuentro y no tengo certeza acerca de cómo era mi cuerpo, lo busco entre las sombras de hombres que caminan en círculos en este conjunto de apartamentos en el que llevaba viviendo más de tres años.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s