Paraguas

Una larga hilera de hombres llevan sus paraguas abiertos.  Es de noche y desde mi ventana los miro uno siguiendo al otro. No llueve.  Bajo corriendo hasta la calle, el portero del edificio me mira como si mi cabeza no estuviese en su sitio.  No comprendo su palidez de inodoro sucio. Alcanzo a los hombres, camino más rápido que ellos para alcanzarlos a todos.

Todos, enumerado uno tras otro me miran sin comprender mi palidez de inodoro sucio.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s