Huyendo

Corre, va por los espacios que están vacíos para no interrumpir sus pasos mientras los eleva uno detrás del otro.  Eso hace todo el tiempo, corre, huye de todos y de sí mismo, más de sí mismo que de todos.  Ella va detrás de él, no lo sigue, solo parecieran ir hacia el mismo lugar. Caen a diaro, se tragan la arena que les maquilla con sangre las rodillas.  Son así, heridos sin reconocer motivos, huyen porque saben que tú, tú que lees este texto, yo que los observo y otros que ni siquiera los reconocen, todos nosotros los estamos matando con nuestra maldita indiferencia.

Ellos huyen, a mí no me importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s