se busca una palabra

Tú no lo ves, no lo presientes, no reconoces las habichuelas descolgándose por las ramas de la duda, no está en tí observar mis temores.  Es el momento de la cruel aparición del peor de los sentimientos, de la abrupta imaginación que se agriete entre sin sentidos.  Solo la imaginación te sigue, pero la imaginación es ciega y se confunde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s