Tu borracho

supiste de mi una mañana. ibas caminando junto a una cafetería y viste a alguien tomando café. No era yo, pero ese día creaste una conexión conmigo que en ese mismo instante sentado en un parqeu veía a una mujer caminar con un falda que la hacía atractiva y mágica. en esa hora ya respirabas el aroma de mi cuerpo que moría sobre la cerveza qeu me había bebido los últimos días. es por eso que empezaste a odiar a los borrachos.

 

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s