Yo recuerdo a un hombre que mataba por piedad

Yo recuerdo a un hombre que mataba por piedad.  El salía a la calle y observaba en el rostro de los demás el dolor interno que no se confiesa, entonces seguía al objeto de su piedad y lo conducía a la muerte.  Este hombre vivía lleno de júbilo y celebraba en la intimidad de su hogar la buena obra hecha.  Días después, se repetía en sus actos.  Un día visitó un lago, se acercó a la orilla y se miró fijamente, descubrió la felicidad que viajaba en su interior y trató de abrazarla, condenándose al ahogamiento.
Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s