Una palabra nada más

Supongamos que recito y una palabra inocente que aparece en uno de mis versos se sumerge sin contemplaciones en tu pecho
Imaginemos que esa palabra, mientras cae, por efecto del silencio que le toca al descender hacia tu piel pierde la inocencia y se convierte
entonces, ese abismo al que muchos le recitan con las mismas palabras que agendamos nuestra cotidianidad
ese abismo se apodera de la palabra que surge inocente en la boca, entonces, en medio de tu pecho, la palabra sería una tentación por si sola.
Imaginemos que tu pecho, se reciente al presentir que la caricia es una palabra y esta se sumerge en tu piel, y la piel y la palabra se congregan en liturgias,
Supongamos entonces que la palabra se pierde en tus senos y solo tú la reconoces porque tus pezones se izan agradecidos por haber liberado aquellas letras unidas.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s