A tu casa fue el cartero y dejó un mensaje en papel.

A tu casa fue el cartero y dejó un mensaje en papel. Asunto curioso recibir una carta en papel cuando los medios de comunicación le permitirían fácilmente al remitente enviar el mismo mensaje para que fuese leído casi al instante, sin embargo, la carta ha llegado, seguramente muchas ciudades fueron objeto de su visita antes mientras hacía todo el recorrido hasta tu casa.

Las palabras escritas a mano requieren de otro tipo de esfuerzos de los que no se sufre frente al computador, las equivocaciones en ella se pagan con tachones o con el obligatorio cambio del papel. La mano se cansa más, talvez la piel se manche con la tinta, y seguramente para cada persona hay dificultades diferentes asociadas con la facilidad o dificultada para la escritura.

Sellada, seguramente al medio día la llevaron a la oficina de correos, le pusieron la estampilla y luego un funcionario la preparó para enviarla a los encargados de ubicarla en el camino correcto a su destino. Este funcionario debe saber que su responsabilidad es más grande de lo que imagina ya que en las letras que se esconden bajo el sobre puden ir sumadas y ordenadas unas con otras un mensaje de amor.

Empacada la carta como cualquier mercancía viaja en carro, la trasladan de un lugar a otro, la suben en un avión, pasa de mano en mano y luego se adentra por la última ruta hasta tu casa.

Hay una carta en tu casa que salió desde algún lugar de este fatídico espacio en el que muero y tú no me ves. Léela en voz alta para que el viento lleve a todos los lugares la última voz que pudo haber salido de mi corazón.

Oscar Vargas Duarte

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s