No reconocen el tiempo o el destino

No estoy hastiado, no me confundo, me rasca la nariz y no me salen sangre o mocos, me pican los ojos por la polución en el aire, parpadeo cada incierto número de segundos. Los hombres no tienen líneas en las manos, perdieron la capacidad de imaginar siquiera futuros imaginarios como lo hacen las gitanas, no juegan a las cartas ni le apuestan a pedirle deseos … Continúa leyendo No reconocen el tiempo o el destino

El acento, la sonrisa, el parpadeo, los ojos

He ido aprendiendo el movimiento simple de tus manos, los gestos en tu rostro, el acento de tu voz, tu vertical figura, la gratitud en tu sonrisa, la manera cómo detienes el parpadeo, la oscuridad brillante en tus ojos, el inevitable ir y venir de tus astros hacia cada uno de los puntos cardinales, la delgadez de tus labios, las líneas en tu cabello descansando … Continúa leyendo El acento, la sonrisa, el parpadeo, los ojos