Oler sin aroma

Lo besaste, y su beso traía toda la vejez acumulada en su soledad diurna.Abriste tus brazos para cubrirlo y sentiste la madera astillada de sus árboles rodando por ríos de fango.La tuya mano y la suya se juntaron,y un hielo metálico se apoderó del frío,te helabas entre sus dedos.Sus ojos delataron búsquedas en tu ropa,te percibiste desnuda ante sus ojos,demasiado atento a tus formas,demasiado volcánico … Continúa leyendo Oler sin aroma