Se enciende en el primer parpadeo

La ciudad se apaga cuando mis ojos se cierran, queda enterrada en la luz, cáliz de sol o hielo de lámparas, da igual. Juega una partida desigual con el sonido, el silencio le viene bien pero todo lo que la llena está inflado de ruido. Aunque se habla de música y de fervor industrial, ningún canto se oye, ninguna máquina es héroe de acero, solo … Continúa leyendo Se enciende en el primer parpadeo

Solo tu voz sería suficiente

  Al cine club todos vamos a dormir. – Cuéntame más. No puedo, siempre me quedo dormida. – ¿Qué película presentaron? No lo recuerdo, sé que dormí muy bien y es lo importante, el cine club del colegio tiene el sistema de sonido agotado por un gripe salvaje que tuvo hace un tiempo, de él nada se escucha, y el proyector después de leer el … Continúa leyendo Solo tu voz sería suficiente