Encuentros inocentes

En cuarto año de bachillerato estudió conmigo una niña de mi edad, ambos con catorce años cumplidos en meses distintos. Una tarde, al salir del colegio, nos encontramos en la esquina, cada uno caminando a su casa, yo iba con el morral en la espalda y con un papel en las manos. Lo doblaba para repetir lo aprendido la noche anterior, fue mi primera figura … Continúa leyendo Encuentros inocentes