Palmas abiertas

No te quedes en la noche, tras la madrugada te espero, entre atajos y antojos, para darnos pronto al deseo. La oscuridad mide las distancias con palmas abiertas, unas extendidas orquestando caricias, otras en admiración espontánea esperando una respuesta. No se quede la noche ascendiendo en secuencias, sean apenas tus manos abiertas la distancia entre tu noche y mi madrugada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s