Miradas

Giras muy poco el cuello, puedes verlo desde el lugar en donde estás, el escote abierto, en medio la imagen de un oso panda colgando de un lazo de color café.  Das una ojeada, miras hacia el rostro de la mujer, no quieres ser notado, haces lo mismo hacia los lados, ahora estas tranquilo porque crees mirar sin ser notado, así, un poco ver por ver, sin esperar audiencias adicionales sobre tu mirada, sin juicios ajenos, con el propio es suficiente.  Alcanzas a notar el inicio de la vertiente que separa derecha de izquierda, guardas la imagen, te la quedas junto con la tela abriéndose para dejar a la luz caer sobre la prenda interna, ahora te afana mucho ser notado, de has de ver con insistencia, pones los ojos en un lugar lejano, te concentras en otra cosa, apenas unos minutos alejado de la presa visual, vuelves, pones a los ojos directamente sobre el lugar que ahora está cerrado por dos brazos cruzados en el pecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s