orgasmo

Ese caballo que languidece triste en la sombra de la tarde es un pegasus caído en desgracia. Ese caballo al que la mañana lo quiebra con su frío una vez fue unicornio. Ese escritor que tiembla asustado en la palabra es el orgasmo interrumpido de un Borges que se cayó de su cama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s