La idea de haber dormido un viernes

La idea de haber dormido un viernes en la noche contigo será una obra de teatro sobre la que repasaré muchas veces este deseo inconcluso. No quisiste, eso manda tu moral y así se fue siempre. El sábado besaría tus pies antes que pensar en buscar en la cocina pan y café para el desayuno, hermoso sería deslizar mi rostro sin afeitar sobre tus piernas y recibir tu reproche por la cosquilla inquietando tu piel suave. No fue así, no quisiste, talvez lo pensaste y esta idea también surgió entre tus pensamientos muchas veces. Hoy es viernes, machaco mis pensamientos contra el vidrio de la ventana desde donde puedo ver tu casa, ahí estás, duermes, son las dos de la mañana, es una hora muerta en la que todos mis sueños agradecen el suicidio.

Tu cobija, es seguro, podría apostar por ello, estará protegiendo apenas la mitad de tu cuerpo, una de tus piernas posará desnuda al techo, lo otra oculta, tus brazos fatigará la almohada en un abrazo lleno de nada, de nada porque soy yo quien se ofrecería completo a estar con el cuerpo abrigado por tus manos. Tu decisión es zafarte de mis afanes por amarte, no seré tu amante, tu amor, tu compañero, la ruta de tus besos.

La idea de haber dormido contigo un viernes quiebra cualquier pensamiento mientras desde la ventana veo tu casa oscura.

Oscar Vargas Duarte

Un comentario en “La idea de haber dormido un viernes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s