Donación

Solo podría ser de esta manera, tú y yo en el mismo lugar, donando sangre para sacarnos al otro que llevamos dentro.  Te miro, no me hablas, te pienso, me ignoras, entonces sin que la enfermera lo note, con un bisturí cercano corto en la muñeca. Por un lado mi sangres va al catéter que se meterá en las venas de alguien más, por otro lado va al piso, cae suavemente, se regocija del aire, respira por mí.  La enfermera pregunta por mi palidez, le hablo sobre el temor a las agujas y el color de la sangre. Una excusa universal.  Ella sonríe y se va.  Con ella mi sangre también, mi vida igual, mis pensamientos de tí no van más.

Oscar Vargas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s