la lluvia lo despierta

La lluvia no se arruga, no se detiene, mantiene una actividad de humano incansable, cae mil veces antes de contar otros mil.  El camina, lo único que siente son las gotas que lo agreden vertical u oblicuamente.  El sigue, ha despertado, ahora lo sabe, siente en cada milímetro cuadrado de piel la humedad de las gotas.  El comprende que no hay techo que lo proteja, aún así presiente que el cielo lo cubre, no podría ser de otra manera, entonces del cielo cae el rayo, fugaz luz, muerte pronta.

Oscar Vargas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s