texto en construcción

Sábado. El sueño ha superado al despertador.  La mano cruza perezosa por el aire, alcanza el interruptor sobre el radio reloj y el ruido desaparece rápidamente.  El sueño es otra vez un rey, un rey que será derrocado unos minutos más tarde.  El silencio lo había acompañado toda la noche, pero fue vencido por el palpitar continuo de los autos que por la calle más cercana ruedan sobre el asfalto.  No hay café, nadie llevará café a la cama o gritará suavemente para que me levante y busque la mesa en donde habrá desayuno.   La prisa con la que se mueve el cuerpo hacia el baño es una condición más del sueño, despacio, y luego todo parece normal, el cuerpo transita sobre la alfombra va a un lado, va al otro, las manos buscan una cosa y la otra, la encuentran.

Texto sin fin y sin comienzo.

Oscar V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s