La Lengua de la Iguana

Hay una grieta en cada uno de nosotros que según percibimos nuestro estado mental, al cual sucumbimos, nos invita de manera espásmica* a clausurarla o a extenderla ampliamente. La perspectiva del lector, cuando se aproxima desde sus cuestionamientos personales a un texto es muy similar a las metáforas antiguas que nos aseguran ver el alma en el agua o en el espejo, es decir, en cualquier objeto en el cual se reflejen los ojos, pequeños iris de tu boca, verso de un poema que no podré escribir en el infinito.  Esto último, cuando ocurre, permite una profundización del texto, que no necesariamente lo convierte en una obra literaria o un lugar de halago, es más bien la cotidianeidad de lo imprevisto hecha regla en nuestro cementerio de absurdos, o también en el parque obligado de nuestra conciencia libre.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s