Te asombras al besar mi ombligo

Cuando tu voz no presuma que quiero el silencio y se calle, cuando tu oído no se aleje suponiendo quiero ser escuchado, cuando quieras más abrazarme y caminar a mi lado que alejarte, cuando ores por mí sin otra razón que la de quererme sano y tranquilo.  Cuando esto y otras cosas ocurran sabrás que podrás perdonarme.
 
Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s