Soledad

Durante treinta días lo esperó todas las noches, durmió en su cama, a las doce de la noche se dejaba llevar por el sueño y despertaba a las siete de la mañana del día siguiente.  El día treinta y uno él apareció un poco antes de las doce, no hubo excusas para presentar, tampoco reclamos o quejas.  Le dio una pijama limpia, le ofreció agua y le cedió la mitad de la cama corrrespondiente.

A las tres de la mañana cuando el miedo hace temblar a los que creen en agüeros, ello lo sintió dormir profundamente, entonces tomó la almohada, le cubrió la cabeza y le disparó con el arma que había comprado para defenderse.  Es la ausencia una forma de muerte y ella no pudo soportar su afrenta.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s