Raciones sexuales

El régimen ha decidido que a cada hombre y a cada mujer, mayor de 16 años le correspondan una ración obligatoria de sexo, de la cual el estado está obligado a proveersela, para tal fin se acondicionan las casas que hoy pertenecían a particulares y las mujeres que allí trabajaban atenderán dos frentes para cumplir con la obligación del estado.  Primero, estas mujeres capacitarán a otras mujeres, las cuales serán escogidas según método que se explicará posteriormente. Segundo, estas mujeres atenderán primero a las personas de la tercera edad, de quienes se conoce históricamente tienen menos posibilidades de acceder a raciones sexuales por parte del sexo opuesto.  Las mujeres, se escogerán primero las que estén desocupadas, luego las estudiantes universitarias, y por último las amas de casa.  Cada una de ellas deberá presentar un examen que solo será aprobado según la satisfacción del empleado estatal que la valore.

Hay un porcentaje elevado de la población masculina que debido a fallas sustanciales en el desarrollo de sus capacidades no desempeñan continuamente labores productivas, estos hombres serán vinculados a un programa de formación en la prestación de servicios sexuales.  Tres  jornadas de trabajo serán instituídas para atender la obligación del estado, de 4 am a 12 pm, de 12 pm a 8 pm y de 8pm a 6 am.  En ningún caso un funcionario estatal que preste su colaboración en el ofrecimiento de raciones sexuales a sus conciudadanos podrá ejercer más de un turno en una misma jornada laboral.  Es obligación de todo ciudadano mayor de 16 consumir su ración sexual por lo menos una vez por semana, siendo inadmisible cualquier excusa para no hacerlo.

Estas han sido las instrucciones emanadas de nuestro gran líder, quien después de haber participado activamente de la sexualidad con una de las compañeras de lucha, ha considerado que todos debemos tener el derecho de acceder al sexo.

Hombres y mujeres que han sido reclutados para el trabajo han elevado quejas ante la comandancia exponiendo que es conocido por todos la necesidad de descanso extenso entre relaciones sexuales que requieren los hombres, así mismo las mujeres han expresado su no disponibilidad en los períodos menstruales y lo que significaría para ellas mantener relaciones sexuales continuas.

El gran líder está en su cama, descansa relajado de su último acontecimiento sexual, apenas dos minutos de agitación y dormirá tres horas, la mujer lo mira, no lo dice públicamente pero sabe que este hombre jamás ha imaginado un rato real de sexo.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s