Me gusta que llueva

La lluvia ofrece antídotos que suelen ser innecesarios para la enfermedad, sin embargo, el enfermo la observa desde la ventana, en el balcón, desde una silla en una cafetería, o bajo ella misma.  La lluvia detiene mariposas y las absorbe en sus gotas, luego, antes de contactar el suelo las libera y ellas surgen para desaparecer en el siguiente instante.  Me gusta la lluvia aunque no estés para decírtelo.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s