Moscas

La diferencia de edades entre uno y otro se medía en meses, esa mañana, sin proponérselo fueron cómplices, capitán y marinero de un barco que ascendió por las escaleras del colegio, se elevó sobre los salones de clase y los llevó hasta el jardín en donde, ya cansados, dejaron de perseguir a las moscas. El regaño de la profesora fue extenso, sin embargo ellos no comprendían cuál era su enojo ya que solo habían descubierto una mosca que tenía los ojos rasgados y querían mostrarla a sus amigos para demostrarles que no eran iguales las moscas en oriente y occidente.

 

Oscar Vargas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s