Tus coaguladas insurgencias

Una voz se acerca a tu oído, apenas presientes su presencia tu piel se sonroja y tus pensamientos se detienen para concentrarse en la voz.
Sabes que la mano llegará a tu espalda unos segundos después de que la boca aterrice tierna en tus labios.
Entiendes que el deseo es la única razón por la cual tu cuerpo reacciona en ese instante
Sabes que la sensación que se expone en tu cuerpo se debe a la satisfacción de tu corazón al saber que el ser amado te seduce con ternura, claro,
Treinta segundos después de que él recorre tu cabello con sus manos, ya no piensas, solo sientes y descubres nuevamente que estás hecha de líquidos y temblores.
Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s