Ella lo mira directo a los ojos,

Ella concentra su mirada, su boca se mantiene cerrada, todo es silencio.  El enojo se le nota.  Su esposo está con otra mujer en su cama, ella los observa y le permite a su cerebro navegar en la sal de la venganza.  Desde el lugar en el que se encuentra puede verlo todo, sin embargo, las ataduras que le hizo el esposo no le permiten moverse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s