Calendario de palabras

Tus ojos son un calendario y tus palabras un reloj, uno da las horas, el otro las detiene en el día, yo apenas estoy aprendiéndome tus horas y tú vuelves a girar las manecillas, a cambiar de día, entonces yo caigo en un nuevo tiempo en el que abro el apetito de mi memoria para conservarte entera, para reservar a mi futuro ese instante en … Continúa leyendo Calendario de palabras