Invertebrados

Cuando me preguntó si mi corazón era un invertebrado más para su inventario de especies desconocidas, no supe si me estaba diciendo que era un animal, al fin y al cabo nada más que un ser con instintos, o si se refería a que estaba cubierto como muchos por una caparazón dura, o si también me estaba diciendo que era pequeño y discreto, o en cambio, como un insecto al que se espanta con una mano y con esa misma se le puede acabar sin mucha fuerza.

Imagen de Peggychoucair en Pixabay

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s