Corrección de la escritura

Esta mujer está escribiendo un texto literario, ha encontrado un obstáculo, uno simple para quienes estén fuera de su disertación, para ella es un asunto complejo. El personaje sobre el cual escribe está en la esquina, hace frío, mete las manos a la chaqueta y encuentra una cajetilla de cigarrillos, de manera instintiva busca con la otra el encendedor en uno de los bolsillos, lo encuentra y antes de que ella borre la línea la nicotina está avanzando hacia el interior del sistema nervioso, el humo es una línea de un color cercano al de la niebla y se eleva con la forma de un cilindro. La mujer, quien escribe con la convicción de que los libros son del futuro, las obras no son del tiempo cuando son escritas, piensa en la tendencia actual que lleva al acto de fumar a la extinción total, con lo cual, en la época en que su nombre y sus obras sean relevantes los cigarrillos no existirán. ¿Podrán sus lectores entender esa línea empujada a ser escrita por el personaje? Ahora mismo el personaje insiste en otro fogonazo, y lo hace sin permiso de ella, el humo esta vez, por el viento que va de sur a norte, se desplaza hacia el hombro izquierdo del hombre, los ojos notan esto y siguen ese movimiento, con eso se distrae mientras espera a que la persona a quien le enviaron el encargo de más de dos balas en el pecho salga de su casa a pasear el perro en el parque que está a menos de cien metros.
La mujer no quiere hablar de cigarrillos para que su lector no sufra aturdimientos innecesarios pensando en un acto sin familiaridad alguna para él. Enumera posibilidades, lleva una pequeña botella de licor en el bolsillo interno de la chaqueta para usar antes de ejecutar sus trabajos, cuando se le ocurre esta idea el hombre en la esquina levanta los ojos y la mira directo a sus pupilas, él no necesita bebida alguna para enfrentar su trabajo, es un profesional y no es tonto como para que la bebida le afecte el pulso y con ello la puntería, es un profesional ante todo. Le parece que podría llevar goma de mascar, antes de continuar con esa idea se responde ella misma, este es un hombre que mantiene la boca sin movimiento, un silencio explicado por la mueca con la cual tuerce el labio un poco a la derecha, no, tampoco puede ser esto lo que el hombre haga. No lo había notado, el profesional que está en la esquina se ha terminado el cigarrillo y la hora en la cual el objeto del contrato está abriendo la puerta de la casa. La mujer borra la línea acerca del cigarrillo y su humo, entonces pone, cuando estaba a punto de meter la mano en la chaqueta vio la puerta abierta, escuchó el ladrido de un perro, detrás de la mascota salió la víctima, los dos hombres se aproximaron, caminos que los llevarían al encuentro en la esquina donde empieza el parque, el perro siente la libertad de no tener una correa que lo contenga, corre, el hombre está a dos pasos de la víctima, el perro responde con ladridos al sonido emitido por un revolver al disparar la bala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s