Manos entrelazadas

La mano temblorosa, la conexión eléctrica en la yema de los dedos, la posibilidad de una ruta desde la mano hasta los pliegues de la piel entre los lugares secretos de su cuerpo. Tomarse, agarrarse de las manos, cruzar los dedos, encontrarse palma con palma, darse una mano, y otras formas de decirlo. Esa puerta entre abierta con un salvoconducto para la buena conducta, para conducir la caricia y pronunciar los nombres con otro acento, para dar a la mirada una longitud distinta entre apariciones de la pupila, las manos entrelazadas como una promesa de otras caricias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s