Sé el poema y la música

Tus manos, un reloj de arena, tu cabello, una nube desnuda en el bosque, la luz oscura en tus ojos, una espada, el universo, una gota comprimida en tu voz, los puntos, seguido y aparte, se suspenden y caen alquilados en tus dedos, los corchetes se derrumban ante una tilde pronunciada en tus pestañas, tu delgadez cruza capricornios de tobillo a rodilla, los cronómetros son aretes polares en el imaginado lóbulo de tus orejas, la luna es una infante emergiendo en la planta de tus pies, el absurdo es simple en tu mirada, la belleza está a cuatro pasos de tu silencio. Sé el poema.
Metáfora auditiva, expresión y sensibilidad del cuerpo, de la voz, del canto, de la cuerda, del viento, del roce y el golpe, lugar imaginado que ocurre un instante en el oído y contagia sensualidad y movimiento al cuerpo, lenguaje universal con el que se convocan todas las razas. Sé la música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s